Razonamientos con zapatillas

Para empezar, si estas leyendo esto, gracias…

Gracias porque muchas veces me pregunto para que escribo nada aquí, si aquí se ven las fotos y poco más… Y, desde luego, no se lee… Pero me alegra saber que haya gente como tú a estas alturas del texto. Te dejo ahora cuatro ideas que rondan por mi cabeza desde hace unos días. En fin, cuatro ideas.

Personalmente, desde mi perspectiva, pequeña y recortada, personal, subjetiva e influenciada por mi entorno, pero perspectiva, al fin y al cabo; y con mi ideología, buena o mala, pero mía, como cantaba Miguel Ríos; pues desde este punto de vista tan peculiar, esta sociedad, que ya llamo “JASP v2.0” y que ya estamos compartiendo, yo la veo como la sociedad de la confusión.

De alguna manera estamos distraídos y lo que llamaríamos un espécimen tipo, digamos un “ser social tipo” o “españolito tipo” creo que confunde conceptos, términos. Me temo que hoy el ser humano ibérico confunde:

comodidad con necesidad, cuando va al cine en lugar de pagar la hipoteca;
derecho con objetivo, cuando reclama una vivienda porque sí “y punto“, porque es constitucional y ya está;
defensa con respeto, cuando interfiere en las relaciones familiares, o entre los niños, con banderas ideológicas;
prohibición con deber, cuando prefiere castigar que enseñar y educar;
protección con control, cuando cree que una ley vigila;
libertinaje con libertad, cuando se confunde el interés propio con el social;
placer con sentimiento, cuando se vive con la piel y no en el corazón;
consenso con diálogo, cuando lo verdaderamente importante es tan solo sentarse en la mesa y ser capaces de hablar, pero sobre todo de escuchar;
solución con legislación, cuando se corrige lo corregido con más correcciones  posteriormente correctoras;
– …

Además, veo estupor que son los mismos que en mayo de 1968 lucharon por derechos que llamamos hoy “fundamentaleslos que ahora los están corrompiendo uno por uno.

Los mismos que corrían delante de los grises gritando “Libertad sin irason los que ahora están transformándolos a su medida. Son los mismos los que luchaban por no trabajar el sábado son los que hoy abren sus negocios los domingos. Los que reclamaron las jornadas de 40 horas son los que se atreven a defender la “jornada europea de 65 horas.

Los que creían en la igualdad independiente del color de la piel, la edad o la condicion social, los que buscaban justicias sociales son los que ahora marcan las líneas que separan colectivos. Son los mismo, las mismas personas.

Mi conclusión hoy es simple: si alguien tiene que cambiar esto, somos los que nos sentimos lejos de lo que esta historia cuenta. Y esos, ¿seremos nosotros, nuestra generación, en general? Y, además, ¿estamos preparados para ello? ¿y dispuestos?

Yo si… ¿y tú?

Ahí queda eso… Un saludo…
Bikiños e agarimos…
—x
Rabbit ER

Advertisements

Unha reflexión sobre “Razonamientos con zapatillas

Se queres comentar algo... adiante!

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s